El duelo no resuelto.

La importancia de enfrentar y procesar adecuadamente la pérdida de un ser querido, para encontrar el camino hacia la sanación, como te ayuda la Medicina BioEmocional, en el duelo no resuelto.

          -Creo que no hice bien el duelo. ¿Alguna vez sentiste esto? ¿O escuchaste decirlo de algún conocido?

          En el consultorio de Medicina BioEmocional, es una frase que escucho a menudo, y teniendo en cuenta, el impacto que tiene a nivel biológico este tipo de conflictos no resueltos, te cuento en este artículo, acerca de este tema, ya que todas las personas de una u otra manera, en algún momento de nuestra vida pasamos por la pérdida de alguna persona amada.

          Cuando nos enfrentamos a la pérdida de un ser querido, a veces pensamos que el tiempo lo cura todo. Pero. ¿Qué sucede cuando el dolor persiste, incluso mucho después de que haya pasado el tiempo? Puede ser que estemos ante un duelo no resuelto. 

          Es una inquietud frecuente, escuchar a las personas expresar que creen no haber realizado un duelo en forma adecuada.

          -Creo que no hice bien el duelo… 

          Con la sensación de que se hubiera podido hacer más, hacer algo diferente, pasar más tiempo con esa persona, hablar de esos temas que nunca se hablaron, la sensación que quedó algo pendiente.

          Esta percepción nos lleva a reflexionar sobre la importancia de abordar el proceso de duelo de manera completa y consciente. En este artículo, explicaremos por qué hacer un duelo adecuado es esencial para encontrar la paz interior y avanzar hacia un futuro lleno de esperanza. 

          Descubriremos cómo abordar estas preocupaciones y brindar apoyo en el proceso de sanación emocional tras la pérdida de un ser querido.

          Pero ¿Qué es el duelo? Su definición: El duelo es el proceso de adaptación emocional que sigue a cualquier pérdida (pérdida de un empleo, pérdida de un ser querido, pérdida de una relación, etc.). 

                    Según el modelo descrito por el libro de la doctora Elisabeth Kübler-Ross (1926-2004), el duelo se manifiesta en cinco fases, de presentación diferente, según la persona.

  • Fase de Negación: Cuando al presentarse una muerte súbita, o repentina y la persona se niega a aceptar el fallecimiento del ser querido, se puede entender la negación, aunque puede presentarse ante cualquier duelo.
  • Fase de Enfado, Indiferencia o Ira: Estado de descontento por no poder evitar la pérdida que sucede. Se buscan razones causales y culpabilidad.
  • Fase de Negociación. Negociar consigo mismo o con el entorno, entendiendo los pros y contras de la pérdida. Se intenta buscar una solución a la pérdida a pesar de conocerse la imposibilidad de que suceda.
  • Fase de Dolor Emocional. Se experimenta tristeza por la pérdida. Pueden llegar a sucederse episodios depresivos que deberían ceder con el tiempo.
  • Fase de aceptación: Se asume que la pérdida es inevitable. Supone un cambio de visión de la situación sin la pérdida; siempre teniendo en cuenta que no es lo mismo aceptar que olvidar.

          Es importante tener en cuenta que el duelo no sigue un patrón fijo y las fases del duelo pueden manifestarse de manera diferente en cada persona. 

          Sin embargo, es común que aparezcan ciertos signos y síntomas asociados a la dificultad para resolver el duelo. Algunos de estos síntomas incluyen:

  • Tristeza prolongada y profunda, dolor y pensamientos constantes sobre la pérdida del ser querido.
  • Falta de concentración, o enfoque excesivo en los recuerdos del ser amado o, en contraste, evitación extrema de los recuerdos.
  • Intenso y persistente deseo o anhelo por la persona fallecida.
  • Sensación de falta de conexión con las emociones.
  • Sentimientos de resentimiento hacia la pérdida.
  • Sensación de que la vida carece de sentido o propósito.
  • Falta de confianza en los demás.
  • Incapacidad para disfrutar la vida o recordar las experiencias positivas compartidas con el ser querido.

          Es importante destacar que estos síntomas pueden variar en intensidad y duración de una persona a otra. 

Si experimentas estos síntomas de manera persistente y te resulta difícil afrontar el duelo, es recomendable buscar apoyo de un profesional, si deseas realizar consulta conmigo, puedes enviarme un mensaje a través de este link.

          Recuerda que el proceso de duelo es único para cada individuo y, aunque lleva tiempo, buscar ayuda puede ayudarte a encontrar consuelo y a avanzar hacia la sanación emocional.

          Si sientes que te esta pasando esto: te recomiendo el siguiente ejercicio.

          Escribir a mano, en papel: nombre completo de la persona, relación que tienes con esa persona, escribe todas las emociones negativas que sientes, por la pérdida, o incluso hacia esa persona, puedes hacer un listado de estas, luego escribes las sensaciones que notas cuando estás haciendo este ejercicio, lo más descriptivo posible, y por finalizar, escribe las emociones positivas o los recuerdos positivos con el o ella. Escribe gracias, cierra los ojos y realiza tres respiraciones profundas. 

          Quedará como una carta, es importante que hagas un acto de liberación, puede ser rompiéndola y agradeciendo; quemándola y agradeciendo; no hace falta que te quedes con esta carta, pero puedes repetir este ejercicio las veces que fueran necesarias. 

          Este es un ejercicio sencillo que puedes hacer solo o sola, pero siempre ten en cuenta que es importante atender tus conflictos y dejarte acompañar por un profesional. Lo que te permitirá, retomar tu vida disfrutándola, y lograr tus objetivos y metas.

          Espero que te haya gustado y te haya servido este artículo, y si crees que le puede servir a alguien lo puedes compartir.

          También, puedes dejar tus preguntas o comentarios abajo en comentarios.

          Disfruta tu vida. Sana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋👋 ¿en qué te puedo ayudar?