Los duelos: como nos ayuda la Medicina BioEmocional.

Somos seres energéticos, que habitan un cuerpo biológico temporal, la experiencia de esta temporalidad, a pesar de todo lo negativo, por lo que pasamos los seres humanos, es simplemente espectacular, vivir siempre valió la pena, elegir pasar por la tierra, con todos los desafíos que tiene, te hace sentir como superhéroe o superheroina, cada vez que superas una crisis.

Una de las experiencias mas dolorosas por la que pasamos los seres humanos, o pasaremos algún día, es la de pérdida de un ser querido por fallecimiento, sobretodo esas personas que son pilares para nuestras vidas, los familiares mas cercanos como padres, hermanos, abuelos, esos amigos de toda la vida, incluso algunas personas pasan por el tremendo trauma que les implica la perdida de un hijo, considero que es un tema especial, y de gran magnitud, por lo que le dedicaré más adelante un informe especial.

Recuerdo cuando era chica, o jovencita, cuando mi abuelo murió, para mi fue una situación muy dolorosa y triste, sin embargo lo vi para mi familia como un acontecimiento social, se y entendemos, que en el interior de cada persona lo vive de una forma diferente, no es que lo vea como algo negativo, pero recuerdo que aparecían familiares que no conocía, y que por el acontecimiento me presentan, yo sentía que no era el momento para conocer personas nuevas, pero para ellos era parte del proceso, y lo entendí así, lo acepte así, y también se que es parte del duelo.

Para la psicología el duelo consta de etapas por las que se atraviesan, de diferente impacto para cada uno, ya que si bien somos todos en apariencia iguales, cada persona lo vive desde su propia individualidad, es importante tener en cuenta que el proceso de duelo se desencadena tanto para pérdidas por fallecimientos, como por separaciones, la pérdida de objetos de importancia, como casas o vehículos, y también se lo puede sentir al perder un empleo, empresa, jubilación o amistades.

El duelo debe ser atravesado, no negado ni evitado, no es un problema, es un hecho concreto que se vive de acuerdo a lo que significa para cada persona ese objeto de afecto.

Etapas o fases del duelo:

  1. Fase de shock: la primera reacción ante la perdida, es la incredulidad, es un momento que te paraliza, ese instante queda guardado en la memoria, (en muchos casos puede ser la causa de un Bioshock*), la función de esta fase es la de producir una anestesia emocional, a nivel mental se puede experimentar la sensación o vivencia de despersonalización (es un estado psíquico en el cual se sienten extraños a sí mismos, a su cuerpo y al ambiente que los rodea), con confusión, y con probable excitación o agitación.
  2. Fase de rechazo o evitación: en esta etapa la persona persiste en su sensación de incredulidad y descreimiento, puede sentir culpa, o aparecer conductas de riesgo para la persona, como adicciones medicalización, y enojo.
  3. Fase de entrega al dolor: En esta etapa hay una disolución de los mecanismos evitativos, las causas de la muerte no tienen importancia, y aparecen la añoranza y sensación de soledad asociada a la pérdida.
  4. Fase de transformación: re-narración sobre la pérdida que permite dar un nuevo significado a la vida, y ayuda a tomar nuevas decisiones, sobre reinvertir en la nueva vida.

La frase: “El tiempo cura todas las heridas”, no tiene significado ni es de ayuda, cuando la persona está atravesando recientemente un duelo, la perspectiva cambia cuando realmente, el tiempo pasa y se puede mirar hacia atrás sin sentir ese dolor de la pérdida.

Medicamentos homeopáticos que se pueden utilizar: el tratamiento homeopático, puede ayudar a acompañar el proceso de duelo ya que no interfiere con éste, ni produce efectos secundarios.

Ignatia: Se utiliza cuando hay trastornos por penas recientes producidas por malas noticias, preocupaciones, la muerte de un hijo o de padres o de amigos. por decepción o frustraciones, por una amistad que lo decepciono o lo engañó, por amor propio herido, por mortificación, por pérdida de dinero, por haber sido castigado o reprochado. Se lo ve triste y silencioso, con suspiros o llanto involuntario.

Gelsemium: Cuando la persona atraviesa trastornos por penas recientes, producidas por malas noticias o la muerte de un hijo, con una profunda aflicción silenciosa, muchas veces no puede expresar la pena ni llorar. Deseo de soledad.

Cocculus: Trastornos por penas recientes, producidas por motivos diversos, con tristeza silenciosa y profunda.

Causticum: Trastornos producidos por la muerte reciente de familiares, o amigos cercanos, por aflicciones o preocupaciones. Se acompaña de miedo a la muerte, a la oscuridad a los ruidos. Con tristeza desesperanza y llanto fácil.

Es mi opinión sincera que este período, por el que todas las personas en algún momento pasan, no debe ser suprimido con medicación alopática antidepresiva o inductores del sueño, u otras. Pero si es muy importante el acompañamiento psicológico, mas aun cuando se trata de fallecimientos súbitos, o en niños o jóvenes o por accidentes.

Lo que puede ayudar a transitar esta situación es un acompañamiento desde lo holístico, sin la intervención demasiado intrusiva. Al pasar el tiempo y si este duelo afecta en forma crónica a la persona, es importante hacer ejercicios para ayudar a entender lo que quedó como un pendiente para ser comprendido.

Espero que este articulo te haya servido, si tienes algún comentario o pregunta la puedes dejar y con gusto la responderé. Gracias.

Disfruta tu vida. Sana.

*Bioschock: en Biodescodificacion, es una situación intensa, vivida en soledad, que no tiene forma de expresión y que no tiene solución, y es la causa del comienzo de una adaptación biológica, a este conflicto emocional vivido. Que puede ser la causa de la aparición de una enfermedad.

2 comentarios en “Los duelos: como nos ayuda la Medicina BioEmocional.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋👋 ¿en qué te puedo ayudar?